La red de salud mental de Castilla-La Mancha dispone de dispositivos de carácter residencial para la atención integral de personas con enfermedad mental. En el ámbito de los servicios sociales especializados, esta red dispone de dos tipos de dispositivos: Residencia Comunitaria y Vivienda Supervisada.

La gestión de las plazas de estos dispositivos tiene un carácter regional, y está encomendada a la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha que gestiona directamente ó en colaboración con entidades regionales sin ánimo de lucro.

¿A quién van dirigidos?

Con carácter general, el perfil de personas beneficiarias son personas con trastorno mental grave, cuyo déficit o deterioro les impida vivir de un modo independiente y que necesiten, para la realización de las actividades de la vida diaria, apoyos de manera puntual o permanente, que reúnan las siguientes características:

  • Tener entre 18 y 65 años.
  • Estar empadronados en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.
  • Ser atendidos por la red pública de salud mental y/o haber sido valorados por la Comisión Interdisciplinar de Trastorno Mental Grave del área de salud correspondiente.
  • Tener una situación psicopatológica estabilizada y no necesitar de una atención o contención sanitaria / psiquiátrica que desborde las posibilidades de atención social y residencial de los recursos.
  • No tener enfermedades físicas que exijan de una asistencia médica o de enfermería especializada de forma continuada.
  • No presentar pautas de consumo graves y continuadas, sin estar en tratamiento, de sustancias como alcohol u otras drogas.
  • No presentar patrones de conducta peligrosos para sí mismo o para los demás.

¿Cuál es la forma de acceso?

La derivación y el acceso a estos dispositivos se articulan a través de comisiones formadas por profesionales de referencia de la red de salud mental (Comisiones Interdisciplinares de Trastorno Mental Grave de Área).

ico pdfProtocolo de de derivación a centros residenciales