La Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha, en consonancia con sus fines fundacionales y con la Ley 4/1995, de 16 de marzo, del Voluntariado en Castilla-La Mancha reconoce el valor social de la acción voluntaria como expresión de participación, solidaridad y pluralismo. La participación de personas voluntarias en los dispositivos de atención a personas con trastorno mental grave de la FSCLM puede contribuir a mejorar, modificar y lanzar una imagen más positiva y menos estigmatizada a la sociedad sobre la enfermedad mental y con ello mejorar la calidad de vida de las personas atendidas en la red de dispositivos

La persona voluntaria:

  • Personas de ambos sexos, mayores de edad (sin límite de edad)
  • Disponer de tiempo libre suficiente.
  • Respetar la confidencialidad de la información que se maneje.
  • Poseer una actitud positiva, abierta y comprometida con las necesidades de la persona con trastorno mental grave o su familia y hacia las indicaciones de la FSCLM.
  • Que dispongan de los conocimientos, y capacidades o destrezas que puedan generar oportunidad de rehabilitación y motivación entre los usuarios.
  • Contar con estabilidad emocional y compromiso adecuados para el desarrollo de su actividad como voluntaria.
  • Personas que sepan actuar con flexibilidad, responsabilidad y respeto con las personas con enfermedad mental.

Programas y actividades de voluntariado en la FSCLM. Catálogo de actividades.

  • Actividades de comunicación y sensibilización: apoyo en actividades de sensibilización y lucha contra el estigma. Elaboración y recogida de artículos, actualización de página web, colaboración en la publicación de revistas, difusión de actividades, sensibilización en el ámbito educativo, etc.
  • Actividades de apoyo y fomento de actividades de ocio y tiempo libre: participación en excursiones, salidas, acompañamientos de ocio, etc.
  • Acompañamientos en actividades de integración y apoyo comunitario, bien en el propio domicilio del usuario o en su entorno comunitario (acompañamientos al centro de salud, supermercado, biblioteca, etc.).
  • Apoyo en los talleres de rehabilitación dentro del propio dispositivo (informática, jardinería, gimnasia, cocina, futbol, etc.), fundamentalmente aquellos enmarcados dentro de las actividades de soporte y apoyo social.
  • Acompañamiento y apoyo en la realización de actividades de ocio y actividades socioculturales de los usuarios en centros residenciales y apoyos para la gestión o trámites sociales.

 

Dispositivos dónde desarrollar actividades de voluntariado: Centros de Rehabilitación Psicosocial y Laboral (CRPSL) y Residencias Comunitarias (RC).