La intervención en adicciones en centros penitenciarios se encuentra regulada por la   Circular 3/2011, de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias,  denominada “Plan de intervención general en materia de drogas en la institución penitenciaria” y por la Circular 1-9/2014 sobre la “ Organización y funcionamiento de las unidades terapéutico- educativas”. A través de éstas se define la participación y coordinación de los profesionales penitenciarios, de los Planes Nacional y Autonómicos sobre Drogas y sobre el Sida, de otras instituciones, y de las ONGs, que posibilite la organización de soluciones múltiples y elaboradas ante una problemática cada vez más compleja y diversificada, con el fin de normalizar e integrar socialmente a los internos con problemas de drogodependencia.

Para dar respuesta a esta necesidad, la Fundación colabora con entidades regionales sin ánimo de lucro, quienes desarrollan las intervenciones en los Centros Penitenciarios de la Región.

¿A quién van dirigidos los programas?

A personas reclusas y drogodependientes internas en Centros Penitenciarios de Castilla-La Mancha.

¿Qué programas se desarrollan?

La intervención en drogodependencias en Centros Penitenciaros se articula a través de dos modalidades de intervención:

1.       Modalidad  ambulatoria, centro de día y/o módulo terapéutico, en la que se desarrollan programas especializados según la tipología y perfil de consumo/dependencia de sustancias:

  • Programa de atención psicosocial para personas en tratamiento con metadona
  • Programa de deshabituación (sustancia principal alcohol)
  • Programa de deshabituación (otras sustancias)

Esta modalidad, se desarrolla en los Centros Penitenciarios:

  • Ocaña I y II
  • Alcázar de San Juan
  • Cuenca
  • Albacete
  • Herrera de la Mancha

2.       Modalidad de intervención, en Unidad Terapéutico-Educativa. Este programa se desarolla exclusivamente en el Centro Penitenciario de “Herrera de La Mancha”.