La Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha (FSCLM) es una Fundación perteneciente al Sector Público Regional, creada en el 2001 por el Gobierno de Castilla-La Mancha. El órgano de gobierno de la Fundación lo constituye el Patronato, cuyo Presidente es la persona titular de la Consejería de Sanidad, en nombre y representación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha; la Vicepresidencia Primera del Patronato la Consejera de Bienestar Social; la Vicepresidencia Segunda del Patronato la ostenta el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) y como vocales en representación del movimiento asociativo de la Región participan la Federación de Asociaciones y Familiares de personas con Enfermedad Mental de Castilla-La Macha (FEAFES CM) y la Federación de personas con Diabetes de Castilla-La Mancha (FEDICAM).

El Patronato es el responsable de marcar las directrices y líneas de actuación de la entidad, aprobar los presupuestos y garantizar que la Fundación cumple con sus fines fundacionales. La Secretaria del Patronato está representado por la persona titular de la Dirección General de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria de la Consejería de Sanidad y conjuntamente con la figura de Dirección es el órgano de gestión ordinaria de la Fundación.

 

De acuerdo a sus fines fundacionales, los objetivos que se marca la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha son los siguientes:

 

Para lograr nuestra Misión, y desde su creación, la Fundación ha diseñado, planificado y puesto en marcha una red de recursos y programas especializados de atención que, en coordinación con la Red de Salud Mental del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), en dos ámbitos principales de actuación: “Salud Mental” y “Drogodependencias y VIH/SIDA”.

En total, gestionamos, de forma directa o en colaboración con entidades regionales sin ánimo de lucro, un total de 66 dispositivos asistenciales especializados en la atención de personas adultas con Trastorno Mental Grave (TMG), menores con necesidades sociosanitarias y educativas, adultos con enfermedad mental en situación de incapacidad legal, adultos con problemas de alcoholismo y/o drogodependencias y adultos en riesgo de exclusión social con enfermedades físicas crónicas (i.e. VIH-SIDA), tal y como se muestra en el siguiente gráfico:

 

lafundacion